Sobre mi

Ramani Lila es la quinta hija de una bellísima y grande familia de 6 hijos soñadores y  trotamundos. Su madre emprendedora y maestra de yoga y su padre, joven ingeniero mecánico de cualidades investigativas bastante geniales y en aquel entonces profesor universitario, se retiraron al campo proponiendo un estilo de vida sostenible para su familia en un contexto rural de exuberante belleza como lo es el estado andino de Mérida, en Venezuela en donde nació Ramani el 25 de noviembre de 1982.

A los 17 años Ramani se fue a la Isla de Margarita, en el mar Caribe, a estudiar Oceanografía y Acuicultura en la Universidad en el año 2000.

Al graduarse, comenzó a trabajar en la instalación de una granja de cultivo de mejillones para transferir las tecnologías aprendidas en el desarrollo de su tesis de grado a una comunidad de pescadores, por lo que recibió varios reconocimientos del Instituto Nacional de Pesca y Acuicultura. Tenia la firme convicción de ayudar a las personas a conectar con la abundancia de la vida mediante la acuicultura.

En esta aventura vivió por un tiempo mar afuera en una pequeña embarcación de 12 pies fondeada a unos 400 m de la orilla, embarcación que sus padres se aventuraron a construir para apoyarla, allí observó los ciclos del mar muy de cerca y vivió extraordinarias y extremas aventuras.

Una vez la granja ya estaba en pleno funcionamiento, regresó a las montañas andinas en el año 2011 a dedicarse a la crianza de su bebé de 1 mes de nacido y se planteó un reto aún mayor: ayudar a las personas a conectar con el don de abundancia de la vida pero esta vez a través de la agricultura (todo esto al conocer la llave maestra para tal fin: el biochar), y esta fue la misión que se propuso con el desarrollo del proyecto: “Biochar activado para el fomento de una agricultura orgánica y valores sostenibles en áreas protegidas”, este proyecto fue reconocido en dos categorias en los Premios Latinoamerica verde edicion 2018.

En el año 2019 la vida le obliga a salir de Venezuela y actualmente se encuentra en Chile desde hace 2 años con su hijo de 10 años. En Chile ha estado promocionando el biochar y realizó pruebas exitosas para biorremediar con biochar los lodos contaminados con Cobre (Cu) en una empresa de lavado de redes de la industria salmonera.

Su actual y gran pasión es el biochar.

Para esta sección Ramani escribió lo siguiente:

Cuando era niña empecé a escribir un libro, se llamaba: “Una Descarga Hacia la Humanidad”, recuerdo que comenzaba así: el ser más miserable y detestable que existe sobre la faz de la tierra es el ser humano…Fui emocionada a mostrárselo a un intelectual amigo de mis hermanos mayores, éste me dijo: esto no es un libro, un libro necesita estructura y bla, bla, bla… y, hasta allí llegó mi entusiasmado intento. A mis veintitantos leí “Así Habló Zaratustra de Friedrich Nietzsche y dijé: ¡”Una Descarga Hacia La Humanidad” ya está escrito! 

Hoy en día, a mis treinta y algo, creo en los seres humanos, de hecho hay evidencias de que conseguimos el camino.

Parte de este camino es esta herramienta tan poderosa que llamamos modernamente Biochar, que ha sido el elemento que permitió florecer a una gran civilización en el Amazonas hace miles de años. El oro de “El Dorado” es el actual “oro negro de la agricultura”: el Biochar